sábado, 11 de junio de 2011

Construcción de viviendas ecológicas

Por Soledad Arréguez Manozzo
Las casas "bioclimáticas" ya se construyen en la localidad de Tapalqué, en la Provincia de Buenos Aires. Se trata de un proyecto de la Universidad Nacional de la Plata, el Conicet y el INTI, ejecutado por el Instituto de la Vivienda bonaerense. La ubicación, el diseño de parades y techos, los materiales usados y un sistema de ventilación permiten reducir al máximo el uso de energía eléctrica y gas.
No sólo se ahorra cuando se apagan las luces al salir de las habitaciones o colocando lamparitas de bajo consumo, dejando las ventanas cerradas cuando la calefacción está encendida o apagando las estufas cuando la casa está desocupada. También es posible hacerlo en el momento mismo del diseño y la construcción de la vivienda. Esto es posible con las ecocasas quese empezaron a construír en la provincia de Buenso Aires, edificaciones amigables con el medio ambiente que permiten optimizar el aprovechamiento de la luz, el calor del sol y la ventilación por la circulación natural del aire.
Las ecoviviendas ya comenzaron a levantarse en Tapalqué, una localidad ubicada al sur de la Provincia de Buenos Aires. Son construcciones económicas que permiten incluirlas dentro de los planes de viviendas sociales.  Y se las denomina "bioclimáticas" porque permiten reducir la utilización de recursos no renovables: cuentan con espacios diseñados para lograr  una disminución del consumo energético, dotadas de módulos específicos para el aprovechamiento de la luz solar y con un buen comportamiento térmico. De este modo, serán las primeras del país que cuenten con certificación  de eficiencia energética -etiquetado energético-, lo que permitirá saber cuánta energía ahorrará cada casa.
Estas construcciones, además, disminuirán el impacto ambiental de la construcción en todos los procesos involucrados la ubicación de la vivienda, el uso y mantenimiento. "Fundamentalmente mejorarán la calidad de vida de las personas por medio de la mejora de las condiciones  internas del lugar. Por otra parte, reduce el consumo de energía, lo que implica un ahorro en el pago de facturas", contó a El Cruce Gustavo San Juan, investigador del Conicet y docente de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de la Plata, uno de los autores del proyecto. Además del Conicet, intervienen en la iniciativa el Instituto de Estudios del Hábitad de la Universidad Nacional de la Plata, el Instituto de la Vivienda de la Provincia de Buenos Aires (IVBA) y el Intituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).
Se estima que le costará al estado  un 10% menos de lo que desembolsa para hacer las construciones para los planes de vivienda. El presupuesto para las cuatro unidades -un prototipo y tres variantes- es de $ 606.960.- para un total de 240 metros cuadrados, a un precio de $ 2.529.- por metro cuadrado.
La prueba piloto de este proyecto, que en principio consistirá en la construcción de cuatro viviendas, está financiada íntegramente por el gobierno bonaerense. Estas casas sociales ecológicas serán destinadas a familias en situación de vulnerabilidad. Por las características especiales de las construciones, el IVBA deberá capacitar tanto a los albañiles, como a inspectores de la obra municipales y a las familias destinatarias.

Ecología en Comunidad
Frente a los campos del club de golf, sobre la ruta 51, esta la quinta 68, donde se levanta la primera eco vivienda. Ya están listos los cimientos, el contrapiso --con el aislamiento adecuado-- y las columnas para empezar a levantar la mampostería. "Estamos trabajando eb una casa que será la de estudio. Allí se realizarán las mediciones de ahorro de consumo y vamos a tener un análisis de cómo se comporta la construcción", contó Oscar Salvo, secretario de obras públicas de Tapalqué. La primera familiar podría mudarse recién dentro de cuatro meses, y en otros tantos, se comenzarán a levantar tres casas más en el casco urbano de municipio. "Despuies de esta experiencia se podría encarar un proyecto para construir un barrio entero con este tipo de viviendas, sería muy positivo", subrayó Salvo, en diálogo con El Cruce.
Las casas son de construcción tradicional, con paredes y techos con aislamientos y carpinterías adecuadas a la propuesta. Las paredes permiten la conservación del frío y del calor, dependiendo de la orientación del sol y del viento. Para lograrlo, los diseñadores aplican el sistema denominado "Muro Trombe", que consiste en una doble pared de cemento y vidrio que forma, en el medio, una cámara de aire. este muro está orientado hacia el sol, por lo que en invierno e calienta el aire que luego circula dentro de las habitaciones medianteun sistema de ventilación.
Las casas, además, tienen el techo inclinado y un alero desplazable que impide, en verano, el impacto de los rayos solares sobre el Muro Trombe, de manera que el aire en su interior no se caliente. Al mismo tiempo, una modificación en el sistema de ventilación permitirá la circulación de aire fresco. de este modo se ahorrará energía y gas, y los dueños de las casas tendrán sus gastos fijos reducidos. Informes realizados por organismos nacionales calculan un 40% de ahorro del gas usado en calefacción en relación a lo que consume una casa convencional. En el futuro, el plan contempla también que se puedan incorporar a los prototipos nuevos sistemas como horno y secador de ropa solar y energía eléctrica a partir de paneles con celdas fotovoltaicas.
Las casas tendrán un indicador similar a las etiquetas que traen los artefactos eléctricos, por ejemplo las heladeras, donde se especifica su nivel de consumo energético. Esta es una medida inédita en Argentina y con antecedentes en unos pocos países del mundo. "Hace 10 años se pensaba en el Uso Racional de la Energía, hoy está el Uso Eficiente de Energía que incorpora el ahorrro sin érdida de calidad. En otras palabras, se trabaja en usar la menor cantidad de energía posible con un máximo de calidad de vida para los habitantes", explicó San Juan.
Un ejemplo de cómo  el diseño puede contribuir a mejorar la calidad de vida es el sistema de circulación  de aire, que permite mantener la casa ventilada de manera que no se acumulen hongos y bacterias en las superficies, logrando un ambiente más sano.

Pensar en verde
La arquitectura bioclimática trabaja optimizando recursos. tanto el clima como las condiciones del entorno influyen en el diseño de la vivienda para conseguir eficiencia energética: aprovechar el sol desde su ubicación y recorrido, la circulación del viento, y responder así a las temperaturas mínimas y máximas. De esa manera, poniendo en práctica pautas de diseño bioclimático, se reducirá el uso de energías convencionales para iluminación, refrigeración y calefacción y se superarán las normas provinciales, como la ley 13059/03, que establece pautas de aislamiento térmico para la construción, y el régimen nacional para el ahorro de energía.
"Las pautas de diseño que se incorporaron para esta zona climática son la orientación al norte, ventilación cruzada, aislación térmica, iluminación natural, colector solar, sistema de acumulación de calor por Muro trombe, paneles solares fotovoltaicos y un invernadero solar que puede utilizarse como secadero de ropa", explicó Andrea Lanzetti, del Instituto de la Vivienda bonaerense (IVBA), quien coordina el proyecto.
- "¿Se puede pensar en una arquitectura sustentable en grandes dimensiones?" - Preguntó El Cruce a San Juan.
- "Se necesita conciencia ciudadana y decisiones políticas fuertes. Se empezó en Talpalqué, porque las personas allí tienen una conciencia ecológica y sustentable increíble".

Fuente: "El Cruce". Revista de la Facultad de Ciencias Sociales de la UNLZ -  Año 3 - Nº13 - Mayo de 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada